Trabajadores con distinta jornada laboral

Trabajadores con distinta jornada laboral

Existen multitud de empresas y, muy probablemente, en cada una existen distintos tipos de trabajos. Cada persona de la empresa tiene un cargo y una responsabilidad. No es lo mismo tener que atender cara al público que hacer la producción de un producto. Y haciendo un producto tampoco es lo mismo producirlo para crear un stock que para atender el pedido de un cliente. Todas estas particularidades harán que los trabajadores tengan distinta jornada laboral para cubrir las necesidades que requieren su puesto de trabajo.

Cómo decidir qué jornada laboral conviene

Cada empresa deberá analizar sus necesidades. Comencemos por el caso de una empresa que tiene atención al público general, por ejemplo un concesionario de coches o una tienda de ropa. En función del tipo de cliente al que se enfoca deberá elegir entre atender con una jornada partida (pongamos de 9h a 13:30h y de 16:30h a 20h) o una jornada intensiva (de 10h a 20h por ejemplo). Acabamos de ver dos casos donde la jornada laboral varía aunque el trabajo a desempeñar pueda ser el mismo.

Como comentábamos en la introducción, también puede ocurrir que nuestra empresa fabrique productos. Si nuestra función es crear un stock para posteriormente venderlo nos proporciona libertad para elegir cuándo queremos hacerlo. Nos dará igual trabajar por la mañana o por la tarde, el resultado no se verá afectado. Pero si tenemos que atender el pedido de un cliente la cosa puede cambiar. Es posible que para tener el producto listo cuando quiere el cliente necesitemos entregarlo a una hora concreta y adaptar la jornada laboral para ello. Podría ser el caso de una empresa que hace pan y trabaja por la noche para poder entregarlo a primera hora de la mañana a sus clientes. Estos son dos casos donde vemos la libertad o no de elegir la jornada laboral.

jornada laboral distinta

Tipos de jornada laboral según horas trabajadas

Existen varios tipos de jornada laboral, tanto por las horas trabajadas como por su distribución. Aquí veremos las variantes en función del número de horas que hace un trabajador al día.

  • Jornada completa. También llamada jornada ordinaria, es la que contempla jornadas de 8 horas diarias o 40 semanales con distinta distribución. Algunas empresas consideran la jornada completa un tiempo menor a 40 horas semanales al igual que algunos países. En Francia se fijó hace unos años la jornada completa a 35 horas.
  • Jornada parcial. También llamada media jornada, es la jornada que no llega en número de horas diarias o semanales a las estipuladas en la jornada completa. Suelen ser jornadas entre 20 y 30 horas semanales.
  • Jornada reducida. Son jornadas laborales inferiores a la jornada completa por circunstancias particulares del trabajador o algún riesgo del trabajo desempeñado.  Es habitual hacerlo por necesidad de cuidar a un familiar o trabajos en condiciones de exposición a algún riesgo para la salud.

Tipos de jornada laboral según la distribución del tiempo

Independientemente del número de horas trabajadas que hemos visto en la anterior sección, tenemos distintos tipos de jornada laboral en función de cómo se distribuyen las horas durante el día.

  • Jornada intensiva. Es la jornada de trabajo que transcurre seguida sin interrupciones. Según establece la ley, en caso de superar las 6 horas debe haber un descanso de mínimo 15 minutos.
  • Jornada partida. Hablamos de la jornada laboral que tiene una interrupción de mínimo 1 hora. Suele ser el tiempo para comer y en muchos casos puede ser una interrupción de 2 o 3 horas.
  • Jornada a turnos. Es un sistema de turnos de trabajo donde cada trabajador va rotando su horario por días o semanas. Puede ser trabajar una semana por la mañana y la siguiente por la tarde. Otro sistema habitual en cadenas de producción es trabajar 2 días por la mañana, 2 días por la tarde y 2 días por la noche. Es un sistema que requiere mayor organización de las empresas por su complejidad.
  • Jornada nocturna. Se considera jornada nocturna la que se lleva a término entre las 22h y las 6h del día siguiente. Cualquier trabajo que realice 3 horas o más dentro de esa franja horaria y el resto fuera de ella también se considera nocturno.

Empresas con múltiples necesidades

Después de analizar cómo se debe estipular la jornada de nuestra empresa es muy posible que aún tengamos dudas. Puede que un trabajador (o unos pocos) tengan distintos horarios a los de la mayoría. Y es que ocurre con frecuencia que necesitamos cubrir un puesto de trabajo pero no exactamente en las mismas condiciones del resto de trabajadores. Podría ser el caso de una carpintería donde se hagan muebles en un turno de 6h a 14h pero requiera tener un comercial con un horario distinto para atender a los clientes. Tener trabajadores con distintos horarios dificulta la tarea de la persona que gestiona los horarios y por eso es interesante facilitarle el trabajo lo máximo posible con herramientas y aplicaciones.

fabrica

Mencionar también que aunque existen empresas con atención al cliente que exceden las 8 horas (por ejemplo de 9h a 21h) debemos recordar que un trabajador solo podrá hacer 8 horas según obliga la ley. Por ello se hace imprescindible contratar a dos personas para cubrir ese horario que se extiende más allá de una jornada completa. Por los horarios que tienen, es una situación habitual que deben afrontar muchas tiendas y comercios.

Cada uno a su horario

Entre tanta variedad de horarios en las empresas cada trabajador debe elegir. Como empleados podemos buscar las empresas que más se ajusten a nuestros deseos e incluso tener jornadas adaptadas a nuestras necesidades. Y como esas necesidades son cambiantes, puede que ahora necesitemos una jornada completa y cuando pasen unos años requiramos una reducción de jornada. En un mundo laboral tan variado tenemos opciones donde elegir.

Como empresa, la disparidad de condiciones hace necesario adaptarse. Y es que crear puestos de trabajo con distintos horarios genera diversidad de personal en la empresa, con distintas inquietudes y aportaciones variopintas. Y también sabemos que las tareas organizativas llevan tiempo y, muchas veces, dolores de cabeza. Pero son beneficiosas para optimizar la tan preciada mano de obra de nuestra empresa. Porque al optimizar aumentamos la rentabilidad de nuestro tiempo y eso nos lleva a tener un negocio más productivo.

Nos vemos en la próxima!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A continuación:

Una aplicación de control horario en nuestra empresa

Una aplicación de control horario en nuestra empresa