Absentismo laboral, un reto para las empresas

Absentismo laboral, un reto para las empresas

Las empresas quieren tener una buena productividad para obtener beneficios. Y no hablamos de querer mejorar constantemente los resultados. Aunque también es lícito querer ganar más. Hablamos de que la empresa se pueda mantener a flote, que obtenga los suficientes beneficios como para cubrir todas sus necesidades. Para lograr esto, es importante evitar el absentismo laboral. Que los trabajadores asistan a sus puestos de trabajo y realicen sus tareas es primordial para el buen funcionamiento de los negocios. Vamos a ver qué podemos hacer para afrontar el reto de bajar la ausencia de trabajadores.

Qué es el absentismo laboral

Cuando hablamos de absentismo laboral nos referimos a la no asistencia o abandono del puesto de trabajo dentro de la jornada laboral estipulada. Probablemente el caso del abandono del puesto de trabajo haya gente que no lo reconozca como absentismo, pero así se contabiliza también. Digamos que es la ausencia en el puesto laboral en horas de trabajo.

Evidentemente, para un negocio no será lo mismo que nos ausentemos 2 horas que una jornada completa. A veces una corta ausencia casi no produce daño en la productividad diaria. En todo caso, para los datos estadísticos se computan ambas situaciones.

No hablamos de derechos recogidos en el estatuto de los trabajadores como vacaciones, días personales, maternidad, etc. Tampoco supuestos establecidos en convenios colectivos de cada sector. Estos casos quedan exentos de contabilizarse como absentismo laboral.

absentismo laboral

Principales causas del absentismo laboral

La principal causa del absentismo laboral es tener una enfermedad. Tener un problema de salud puede dificultarnos trabajar. Y no solo eso, depende del problema puede impedirnos un desarrollo normal de nuestra día a día. Incluso puede ser tan grave que toda nuestra atención vital se centre en solucionar ese problema. En este último caso el instinto de supervivencia dejará de lado el trabajo para centrarse exclusivamente en recuperarse. Visitas a médicos, tiempos de recuperación, pruebas para saber el estado de la enfermedad y revisiones posteriores son habituales causas para faltar al puesto de trabajo.

Pero tener problemas de salud no es la única causa de absentismo laboral. Existen más motivos por los cuales las personas dejan de asistir a sus obligaciones laborales. En la siguiente lista enumeraremos algunos de los más habituales.

  • Los problemas de conciliación de vida personal como horarios escolares de los hijos o asuntos con administraciones.
  • La carga de trabajo excesiva que lleva al agotamiento físico y mental.
  • Problemas familiares o personales que afectan al estado de ánimo y la concentración.
  • Un ambiente laboral poco agradable con los compañeros o mala relación con los superiores.
  • La sensación de sentirse infravalorado siendo habitual pensar que su ausencia no parece afectar al trabajo global.
  • Tener una baja remuneración por el puesto de trabajo.
  • La falta de motivación por el trabajo que desempeñan.

Cómo reducir el absentismo laboral

El primer paso será identificar la principal causa de absentismo laboral. Imaginemos que en un supermercado tenemos a alguien entrando en cámaras frigoríficas y sacando pan del horno. Son tareas que exponen a cambios bruscos de temperatura constantemente y diariamente. No sería raro que alguien en un puesto así cause baja habitualmente por resfriados o gripes. Estamos exponiendo a ese trabajador a condiciones poco favorables para mantener su salud en buen estado. Una medida podría ser que esas dos tareas las ejecuten personas distintas para que esos cambios de temperatura no sean tan exagerados.

Aunque el ejemplo planteado sea bastante obvio quizás en otros casos no resulte tan fácil identificar las causas. A veces los motivos serán tan dispares que no siguen un patrón. Aquí se dificulta el trabajo de tomar medidas. Más aún cuando el absentismo se produce por un fraude. En este caso suelen ser bajas injustificadas y con cierta regularidad. Aquí poco se puede hacer desde la empresa. Identificar a esos trabajadores y hacerles saber que somos conocedores del fraude suele hacerles enrojecer y evitan volver a hacerlo. Igualmente, a continuación veremos que existen prácticas que se pueden aplicar en cualquier empresa para reducir el absentismo laboral.

Medidas que puede tomar la empresa

Tener flexibilidad horaria bien aplicada facilitará la conciliación de la vida personal. Además esta medida ayudará al desarrollo personal.

No excederse en horas extra y repartir bien las tareas a los trabajadores. Evitará situaciones de baja por agotamiento y no tendrán la sensación de impotencia por no llegar a hacer todo lo que le piden.

Crear un buen clima laboral y promover actividades de recreo entre trabajadores. Esto permite rebajar su estrés y coger fuerza para seguir con sus tareas.

Hacer ver a cada empleado la importancia de su trabajo. Así también puede ver que la empresa le valora y sube su moral. Al verse como una parte necesaria del proyecto aumenta también la gratificante sensación de formar parte de un equipo.

Buscar que todos los trabajadores hagan tareas que les motiven. Será complicado que a todo el mundo le guste todo lo que hace. A pesar de ello, dividir labores muy monótonas o pesadas entre varios puede dar grandes resultados.

Establecer una remuneración acorde a las tareas de cada empleado. Los trabajadores que se sienten valorados económicamente suelen valorar mejor su empresa y adquieren mayor compromiso.

Reducir el estrés de los empleados

El estrés es causa de múltiples ausencias en la jornada laboral. A veces porque directamente causa enfermedades y otras porque anula a las personas. En todo caso, evitar estrés a los trabajadores ayudará a evitar sus bajas. Y es que cada persona tendrá una situación particular que le generará estrés. Tener comunicación con ellos será interesante para tener feedback de su estado emocional.

Igualmente importante es saber identificar y gestionar los problemas por absentismo laboral. Unos cargos intermedios poco formados pueden ser un lastre para la empresa. Igual que los altos cargos. La gestión debe tener ciertos conocimientos y ser coherente para que el resultado sea bueno. Las medidas tomadas para disminuir las bajas deben ser amistosas y no opresivas. Si los trabajadores sienten que su vida personal no se respeta por parte de la empresa probablemente acabaran subiendo los índices de absentismo laboral.

Nos vemos en otra entrada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

smart working
A continuación:

Smart Working, una tendencia del mercado laboral

Smart Working, una tendencia del mercado laboral