Smart Working, una tendencia del mercado laboral

Smart Working, una tendencia del mercado laboral

Entramos en la década de los 20 de este siglo con muchas ideas de cómo será el mundo. No sabemos a ciencia cierta los cambios que se producirán pero tenemos hipótesis. La tecnología está haciendo que se produzcan más avances y cada vez más rápido. El IoT ha colaborado, las comunicaciones han mejorado y generaciones que antes no usaban productos inteligentes ahora sí lo hacen. También pensamos que la movilidad va a cambiar. Entre otras cosas porque ya lo está haciendo. Y esta transformación que está ocurriendo en los vehículos (patinetes, bicicletas eléctricas, coches híbridos o eléctricos, conducción autónoma, etc.) afectará a dónde y cómo trabajamos. Por eso es probable que el teletrabajo y Smart Working sigan siendo una tendencia alcista que cambie nuestro modelo laboral actual.

Qué es el Smart Working

La traducción literal de este concepto es trabajo inteligente. Nos hace intuir que será positivo pero no nos aclara mucho. Pues bien, se trata de una forma de teletrabajo que permite al empleado tener disponibilidad de recursos para hacer sus tareas en casi cualquier lugar. La idea es que el trabajo se haga donde más productivo sea y con la mayor eficiencia. Generalmente, son herramientas tecnológicas las que permiten el desarrollo de esas tareas en multitud de lugares y situaciones.

Pero no nos equivoquemos, la filosofía de trabajo Smart Working no es estar trabajando desde casa. Ni en la biblioteca porque hay más silencio. Es trabajar donde sea más propicio. Si creemos que un día debemos reunirnos con compañeros en la oficina porque será más productivo que una reunión de Skype pues hagámoslo. Si al día siguiente por la mañana creemos que será mejor trabajar desde casa y por la tarde visitar un cliente pues adelante. Se trata de elegir qué conviene más en cada momento.

smart working

Herramientas para implantar Smart Working en la empresa

Cada empresa tendrá sus particularidades para poder implantar un sistema de trabajo inteligente. La prioridad será poner los medios necesarios para que los trabajadores puedan trabajar desde cualquier lugar. Eso pasa por darles portátiles, tablets, smartphones u otros dispositivos con conectividad a internet. Habrá que facilitar también una conexión a internet o posibilitar que trabajen desde sitios que la ofrezcan. En última instancia, darles acceso remoto a las aplicaciones o información que requieran. A partir de ahí es tarea del trabajador decidir dónde puede realizar mejor su faena.

Aplicación de control horario

Debemos recordar que el teletrabajo también requiere un control horario según el Real Decreto-ley 8/2019. Para facilitar el registro de jornada laboral obligatorio existen aplicaciones como Vimppo. La aplicación permite al trabajador fichar remotamente con su smartphone o tablet cumpliendo así con la legalidad y sabiendo la empresa el tiempo trabajado.

La comunicación en Smart Working

Quizás el mayor reto de una filosofía Smart Working sea la comunicación entre empleados. Tener una plantilla que tiene poco contacto físico tiene pros y contras. Con menos contacto habrá menos probabilidad de roces entre ellos y una comunicación más cordial. Digamos que será más profesional que personal. Pero también dificultará en determinados momentos la explicación de detalles en proyectos complejos y conoceremos menos los integrantes de nuestro equipo. Tener herramientas de comunicación inmediata tipo Whatsapp, Skype o Slack no será suficiente. Habrá que añadir otras para gestionar proyectos y tareas. Herramientas Kanban como Trello o MeisterTask pueden ayudar al equipo a organizarse.

Trabajo en equipo

La falta de contacto también puede hacer que tengamos un equipo poco unido. Incluso generar algo de rechazo social a alguien desconocido. Que la empresa proponga días de tareas en común o actividades que promuevan el trabajo en equipo puede ser altamente beneficioso. Hacer una comida conjunta al mes, actividades deportivas o hacer un evento lúdico cada ciertos meses son propuestas que pueden funcionar muy bien.

trabajo en equipo

Ventajas del Smart Working sobre el teletrabajo

El teletrabajo ya ofrece por sí mismo ventajas frente al trabajo en empresa. Poder realizar el trabajo sin desplazarse permite al trabajador ganar tiempo y ahorrar dinero. Pero trabajar desde casa puede resultar complejo si convives con más personas. O si durante una época realizamos obras en nuestro hogar. O algún vecino es muy escandaloso. Como vemos, puede resultar complicado concentrarnos en nuestra vivienda. Incluso algunas tareas no se pueden realizar porque necesitamos apoyo de compañeros. Por eso dar un paso más y pasarnos al trabajo inteligente puede ser conveniente.

Beneficios para el trabajador

  • Dispone de mayor flexibilidad horaria para desarrollar su trabajo en el momento oportuno.
  • Al evitar desplazamientos permite tener más tiempo al día para su desarrollo personal generando bienestar.
  • Como tiene mayor poder de decisión en su jornada laboral permite conciliar mejor su vida personal.
  • El trabajador obtiene mayor confianza por parte de la empresa al no haber una supervisión directa.
  • Se tiene la posibilidad de trabajo en equipo si es necesario. Esto permite crear vínculos humanos y potenciar la sensación de compartir logros en grupo.

Beneficios para la empresa

  • La empresa reduce costes de alquiler o compra al no necesitar una infraestructura tan grande para el personal. Incluso otros gastos como la luz se pueden ver reducidos.
  • Sube la eficiencia puesto que se trabaja en el entorno más propicio para cada tarea.
  • El trabajador suele tener más compromiso con la empresa cuando percibe mayor confianza.
  • Aumenta la autoexigencia del empleado mejorando la productividad. Esto sucede porque cumplir el máximo de objetivos es la forma de justificar el trabajo hecho al no existir supervisión en vivo.
  • Poder elegir entre trabajar individualmente o en grupo permite mejorar la eficiencia de cada proyecto. Además el trabajo en equipo genera sinergias que aportan variedad de soluciones a los problemas.
smart working

Los cambios son posibles

Indudablemente existirán trabajos donde no se pueda implantar la filosofía Smart Working. Por lo menos tal como se desarrollan hoy en día. Pero el mercado laboral es cambiante y los puestos de trabajo también. Quizás en un futuro, con voluntad real de cambio, muchas empresas puedan modificar sus formas de trabajo e implementar puestos de trabajo inteligente. Si eso ocurre, facilitará el bienestar personal y cambiará la forma que tenemos de vivir.

Aunque suene a utopía, incluso las ciudades cambiarían. La libertad de horario evitaría las horas punta. El poder evitar desplazamientos descongestionaría el tráfico. Reduciríamos la contaminación acústica y la polución ambiental. Quizás sea mucho imaginar, pero con cambios así es como se va transformando el mundo.

Os esperamos en la próxima!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A continuación:

Desarrollo personal en la empresa

Desarrollo personal en la empresa