Teletrabajo, una solución contra pandemias y catástrofes

Teletrabajo, una solución contra pandemias y catástrofes

Cuando ocurren tragedias el ser humano tiene tendencia a empatizar y concienciarse de cosas que de otra forma no haría. Ante casos de pandemia como el Coronavirus o catástrofes la sensibilidad de las personas aflora y tomamos perspectivas distintas. Centrándonos en el caso de las empresas, quizás lo que antes se negaba ahora se baraja como una posibilidad. Hablamos de la opción de trabajar desde casa, lo que llamamos el teletrabajo. Y es que, ante la recomendación de autoridades de evitar desplazamientos en la medida de lo posible, se pueden tomar distintos caminos. Una es no ir asistir al puesto de trabajo. Otra es ir a trabajar, omitiendo los consejos sanitarios. Pero entra en juego la posibilidad de trabajar desde casa si el tipo de tareas lo permiten.

¿Por qué el teletrabajo ayuda contra pandemias y catástrofes?

Trabajar desde casa da la posibilidad a las empresas de funcionar en condiciones extraordinarias. Una enfermedad altamente contagiosa, unas condiciones atmosféricas muy adversas, días de saturación en las ciudades por algún evento, huelgas de transporte público, cortes de carreteras por manifestaciones u otras eventualidades pueden impedir al personal acudir a su puesto de trabajo. Por eso el teletrabajo puede ser la gran alternativa. Permite a los empleados desarrollar su trabajo en las condiciones de seguridad y salubridad aconsejables.

La alternativa al teletrabajo sería peor en todo caso. Si deciden ir en condiciones adversas corren riesgos por su salud o integridad física que pueden derivar en absentismo laboral. Si deciden no ir se parará la productividad de la empresa. En el caso que esa parada se prolongue mucho en el tiempo, afectaría negativamente a la estabilidad empresarial. Incluso puede suponer la ruina de los negocios más vulnerables como autónomos o PYMES con poco colchón económico.

pandemia

Ventajas del teletrabajo

Dejando de lado situaciones excepcionales, la ventaja más vistosa es no tener que desplazarse. Esto permite ahorrar en coste y tiempo de desplazamientos, pero no es la única ventaja. Al desplazarnos menos evitamos tener accidentes y el estrés que genera estar en atascos o saturaciones. A parte de reducir la huella ambiental de nuestra actividad empresarial.

El teletrabajo permite a trabajadores con discapacidad acceder a puestos de trabajo que quizás no podrían desarrollar en oficinas que no estén adaptadas. Esta medida podría facilitar captar talento de ese colectivo altamente cualificado para muchas tareas. Es más, puede servir para contratar a empleados que están en ubicaciones lejanas y no se plantearían cada día desplazarse grandes distancias.

Las zonas rurales afectadas por la despoblación y falta de servicios pueden ver en el teletrabajo su única salida laboral. Y es que son zonas donde las ofertas de empleo pueden escasear. Pero con un perfil apropiado y las herramientas necesarias se puede lograr un empleo sin necesidad de mudarse.

Qué necesitan los empleados para trabajar desde casa

Cada empresa tendrá sus requisitos para poder desarrollar sus tareas desde casa. Generalmente se necesita un ordenador, un Smartphone y una conexión a internet. Con ello tendrán comunicación con su agenda telefónica y acceso a su correo. A partir de ahí pueden haber otros requisitos.

Además, una situación excepcional puede pillarnos desprevenidos y no saber cómo podemos trabajar desde casa. Para ayudarnos en términos informáticos, puede ser muy interesante tener una conexión VPN para acceder a los archivos que están en el ordenador de la oficina o el servidor. Si no habíamos previsto traernos tareas a casa, esa conexión segura nos permitirá trabajar con esos ficheros remotos que necesitamos. Incluso una conexión de escritorio remoto al ordenador de la oficina, donde ya está todo configurado, nos hará sentir como en nuestro puesto de trabajo.

Si trabajamos con datos en la nube como Dropbox o Google Drive aún será más sencillo, solo habrá que acceder a la cuenta online. También las aplicaciones en la nube posibilitan el trabajo remoto sin necesidad de hacer instalaciones, solo accediendo a una web. Incluso puede que nuestro servidor tenga la posibilidad de acceder a una sesión de Terminal Server y allí lo tengamos todo. Lo mejor es preguntar a nuestro soporte informático qué posibilidades tenemos para trabajar remotamente y saldremos de dudas.

teletrabajo

Siendo conscientes que la situación de excepcionalidad se puede prolongar varios días es interesante tener buenas herramientas de comunicación. Aunque las llamadas de teléfono y el email pueden ser una buena forma también existen otras. A parte del más que conocido WhatsApp existen aplicaciones especializadas para comunicar equipos. Slack puede servir como chat, Skype para videoconferencias y Trello como organizador de tareas. Además existen app para fichar en el trabajo como Vimppo que permiten el registro de jornada laboral desde cualquier ubicación.

Implementar un sistema de teletrabajo

Parece que el teletrabajo se plantea como una opción para salir del paso en días complicados. Pero la productividad de unos días excepcionales no es la misma que si fuera habitual. El empleado se siente desubicado ante la anormalidad de trabajar en casa y eso juega en contra de los intereses de todos. Si ese empleado trabajase algunos días al mes remotamente estaría habituado y su productividad en casa sería igual o mejor que en la oficina. Empresas que aplican Smart Working conocen los beneficios del teletrabajo. Además no alteran el normal funcionamiento cuando sus empleados no pueden acudir a la oficina. Como tienen el hábito de trabajar remotamente están perfectamente familiarizados con el teletrabajo.

A pesar de la sensación de falta de control que puede producir que los empleados trabajen en casa, debe servir como prueba piloto. Hacer un análisis de los resultados obtenidos en esos días excepcionales nos puede hacer valorar la viabilidad de trabajar desde casa. Quizás no todos los días, quizás no todas las tareas, pero sí algunas jornadas al mes. Incluso partir jornadas para que las mañanas sean en la oficina y las tardes en casa. O cualquier combinación que se pueda ocurrir! Se trata de perder el miedo y valorar la opción del teletrabajo como algo común. Grandes multinacionales y otros países ya lo están haciendo y parece que funciona!

En los próximos días otro tema, os esperamos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

onboarding
A continuación:

La importancia de un plan de onboarding

La importancia de un plan de onboarding